¿Y eso para qué? ¿o qué? 5: Obesidad parte 5 ¿pues qué rompimos?

Idea irracional tengo que comprar lo que es barato ilustrada con una hamburguesa con papas fritas
Lo barato parece bueno pero no lo es

─ Hola, te doy la bienvenida a esta sección donde le contaré a mi amigo Diógenes los aspectos psicológicos de un tema en particular. Trataré de explicarlos para que sean útiles y no solo datos sin sentido. El día de hoy todavía estamos en el tema de la obesidad, veremos más ideas irracionales y estará muy divertido ¿Qué opinas Diógenes?

─ Claro, me encanta, me fascina, cada semana aprendo algo nuevo, no tengo otra cosa que hacer, ser delgado es mi pasión. Comienza, mientras me como mi pancito dulce.

─ Voy a pasar eso por alto, por cierto, si se perdieron los posts anteriores de obesidad les dejo el enlace aquí. En el post anterior hablamos de creencias irracionales y en este haremos lo mismo. La creencia que veremos hoy dice: “tengo que comer lo que es barato”.  Es una idea de personas no ricas, es decir el 100% de la gente que conozco

─ Que casualidad, todas las personas que conozco también son pobres. Tal vez los ricos son un mito, como los reyes magos o santa Claus. Pero déjame contarte que a mí me encanta lo barato, pero es por necesidad, no me alcanza para otra cosa, ni modo que haga taquitos de caviar o le ponga chamoy a una trufa. Comer barato es mi pasión.

─ No solo es eso, hay varias ideas asociadas con esta creencia, la primera es que lo más barato es más rico.

─ Pero claro que así es, la mugrita del puesto de tacos, la mosquita merodeando tu pozole, el perro queriéndote quitar tu tamal, todo eso le da sabor a la comida.

─ A pobreza, a eso sabe, déjeme explicar. El sabor no está asociado a lo caro o barato. Es el tipo de alimento. Más carbohidratos, grasas y sal hacen al alimento más rico. Es decir, lo más barato es barato porque muchos lo consumen, pero eso es porque al cuerpo le gustan los carbohidratos, la grasa y la sal, no porque tenga mejor sabor.

─ ¿Cómo te atreves a insultar mi comida favorita? No todo lo que me gusta tiene carbohidratos, grasas y sal… algunos tienen azúcar.

─ Lo importante de un alimento son los nutrientes, entre más nutrientes mejor. Eso no está asociado al precio, el brócoli es más barato que unas papas en la tienda. Un helado puede ser más caro que mi auto y no por eso es más nutritivo.

─ Recuerdo esa nota, alguien hizo un helado con hojuelas de oro y era carísimo. Yo solo pienso ¿En cuánto estaría valuado el mojón del día siguiente?

─ No es algo que quiera imaginar. Entonces lo barato no es más sabroso, solo tiene los elementos que le gustan al cuerpo. Sin embargo, no tiene más nutrientes. Pero no es el único problema, la gente también asocia que lo barato llena más.

─ Tus argumentos de hoy son muy malos, lo barato si es más rico y si llena más.

─ Tienes razón, en realidad sí llena más. Al tener muchos carbohidratos el cuerpo se siente más lleno con la comida barata. Es decir, me voy a sentir más lleno con 1 tamal que con 1 ensalada. Tengo una sensación de plenitud, pero eso no quiere decir que estoy mejor alimentado.  Solo estoy más lleno.

─ Como el auto sardina en los auto cinemas, entra más gente, pero el cine no gana más dinero, solo se llena más.

─ Correcto, tienes razón, además hay que entender que no tengo que comer algo porque me llena más. Comer es para nutrirnos no para llenarnos. Sí, la comida barata tiene buen sabor y llena más. Pero eso no es necesariamente bueno. En realidad, es algo muy malo, significa que no nos estamos nutriendo adecuadamente y terminaremos con enfermedades más costosas y tendremos que comer comida “cara” de todos modos.

─ ¿Me estas diciendo que si no me modero tendré que dejar mi pancito dulce?

─ Sí, terminarás comiendo ensalada y no podrás comer pancito dulce, si te moderas podrás comer u poco toda tu vida, si no te moderas, comerlo será una decisión de vida o muerte.

─ Está bien, lo comeré menos veces por semana. Pero tu le explicas al panadero

─ ignoraré eso, la creencia de que más barato es mejor causa ese efecto, te explico, asociamos lo barato con un mejor ahorro y con más energía. Una “optimización” de los recursos. Por eso será mucho más barato comprar un pastel simple que uno con ingrediente saludables. Por ejemplo, un pastel hecho con fruta como pera, con nueces de calidad, rayadura de coco y un betún hecho a mano será más caro, pero solo te comerás un pedazo pequeño porque te llenarás con más facilidad porque tiene más nutrientes. En cambio, el pastel simple de azúcar y harina podrías comerte uno entero.

─ claro que puedo, un día me comí uno con sabor de fresas con crema, pero tienes razón, no tenia ni fresas ni crema, solo era el sabor. Seguramente uno con fruto real no hubiera sido tan fácil de comer. ¿Será la ley del menor esfuerzo?

─ La ley del menor esfuerzo se cumple en el cerebro y llegamos a creer que es lo mejor. No queremos levantarnos temprano y preparar frutas y verduras para desayunar, hay que lavarlas, rebanarlas y prepararlas para consumirlas. Es mucho más “barato” hacer unos hot cakes y ponerles un líquido viscoso azucarado.

─ Si lo dices así todo suena mal. Pero dolorosamente tengo que admitir que tienes razón, prefiero comer un pan ya hecho y un café que algo más saludable.

─ Entonces poco a poco el cerebro aprende que ahorra mucha energía si compra lo “barato” y además obtiene mucha energía. Entonces su lógica es ¿Por qué tendría que levantarme a preparar frutas y verduras?

─ Interesante, me pregunto si mi cerebro piensa lo mismo del ejercicio.

─ Si queremos cambiar hay que trabajar en el discurso interno, es importante cambiar para que el cerebro aprenda que ese esfuerzo “extra” tiene beneficios. Al inicio los tenemos que mencionar en el dialogo interno. Tiempo después el cerebro lo aprende al ver los resultados. Observa que comprar lo barato lo lleva a la pesadez y la somnolencia, y lo “caro” lo lleva a la lucidez y ligereza.

─ Pero eso toma mucho tiempo, yo quiero ser delgado ahora.

─ Hay que recordar que una buena dieta es la que puede llevarse a largo plazo, entonces hay que quitarnos de la mente el término “barato” o “caro” y sustituirlo por nutritivo o no nutritivo.

─ Tiene sentido, lástima que no sea grasiento y dulce. Haz tu comercial y terminemos con esto

─ Entonces, querido lector, si quieres tomar terapia psicológica en línea conmigo te dejo los datos en este enlace, no importa donde estés puedes tener una terapia de calidad y con sentido común, por otro lado, puedes apoyarnos comprando el libro “Manual de celos” eso nos ayuda y a ti te sirve la información, suscríbete con tu correo para no perderte los posts que hacemos. ¿agregas algo Diógenes?

─ No podrás separarnos, mi pancito y yo somos uno mismo.

Be the first to comment

Deja un comentario