¿Y eso para qué? ¿o qué? 4: Obesidad parte 4 ¡ya basta de chistes en el título!

Idea irracional: “Tengo que comer lo que quiero”

─ Hola otra vez, te doy la bienvenida a esta sección donde le contaré a mi amigo Diógenes los aspectos psicológicos de un tema en particular. Trataré de explicarlos para que sean útiles y no solo datos sin sentido. El día de hoy seguimos con el tema de la obesidad que ya parece eterno, pero nos gusta y hoy abordaremos otras creencias irracionales ¿Qué opinas Diógenes?

─ Pues como diría un monaguillo en una dulcería, dios me puso en este camino

─ Un dicho extrañamente religioso en ti y curiosamente sirve para hablar de la siguiente creencia irracional, ya vimos tres de ellas, si usted querido lector no lo recuerda, le dejo el enlace donde puede leer los posts previos ¿Y eso para qué? ¿o qué? Hoy veremos la creencia irracional de “Tengo que comer lo que quiero”

─ Eso no es cierto y me baso en mi experiencia con mi mamá, el brócoli y la chancla

─ Tienes algo de razón porque puede parecer una mentira, pero eso es solo en la infancia, es decir mientras tenemos a alguien que nos cuida la alimentación no comemos lo que queremos, pero si no hay una mamá, o algún profesional de la salud diciéndonos lo que debemos comer, terminamos comiendo lo que queremos.

─ ¿Me tratas de decir que mi cena de Pizza y atole no es saludable? ¿Qué sigue? ¿Qué critiques mi régimen de tacos de chetos con agua de limón?

─ iiiiiiiuuuuuu, eso no debe saber bien, pero sí, llega un momento donde comer lo que queremos se vuelve la prioridad. Quiero que quede más claro. La creencia irracional se puede interpretar como “tengo que comer lo que se me antoja”. En muchos hogares en vez de preguntar ¿Qué necesitamos comer hoy? Se pregunta ¿Qué se nos antoja comer hoy?

─ claro, recuerdo esos bellos días de oficina, era el paraíso de los tacos, había un puesto callejero en cada esquina y la pregunta mágica era ¿De que quieres comer hoy? Y todos salíamos a comer alegremente, como ciervos en la pradera.

─ No sé a qué oficina fuiste, pero deja de fumar lo que te daban… Siguiendo la idea, hay que decir que con el tiempo comenzamos a creer que debemos comer lo que queremos y que es terrible cuando no lo hacemos, en algunas partes de México se dice “se me antojo tanto que casi se me rompe la hiel”

─ Claro son los mismos que buscan al chupacabras y le disparan al búho porque creen que es una bruja. En mi familia hay dos.

─ ¿brujas o personas que creen cosas raras?

─ Personas que creen cosas raras, no hay nadie que se crea bruja, excepto mi prima la que vende por catálogo, pero solo es estrategia de venta.

─ Voy a pasar por alto eso. Regresando al tema, la creencia se ha hecho fuerte con el tiempo y ahora es difícil de quitar. No es necesario comer lo que queremos, podemos cambiar y comer otra cosa aún cuando el antojo sea muy fuerte. Podemos soportar no comer un antojo, no nos sucederá nada.

─ ¿tratas de decir que tenemos autocontrol y no es necesario que nos comportemos como animales sin modales?

─ No lo diría así pero sí. Es importante entender que muchas ideas no tienen sentido, si lo analizamos no es terrible si no comemos lo que se nos antoja, se siente feo un rato, pero después pasa y vuelves a la normalidad. Tampoco ocurre una tragedia si no te comes tu antojo, no es como que de verdad se te rompa la hiel o tu mente se destroce por el esfuerzo o tu hígado se salga por la boca por no cumplir el antojo.

─ Recuerdo que a mi tía embarazada le decían que su hijo iba a nacer con cara de lo que se le antojara, por ejemplo, si se le antojaba una dona le decían que se la comiera sino el bebé nacería con cara de dona, supongo que se le antojo un nopal y no se lo comió

─ ¿Cómo te atreves? Pero he visto fotos de tu primo… tal vez hay algo de cierto, pero eso debe tener otra explicación, lo importante es no que caer en la idea irracional, hay que controlarse y entender que se puede comer de todo, pero hay que comer los nutrientes que el cuerpo requiere.

─ ¿Y el cuerpo requiere unos chocolates con un vaso de malteada? Porque tengo antojo de eso

─ No, Tu cuerpo no quiere chocolates con malteada, vamos a buscar algo decente para comer. Pero nos extendimos de nuevo, no podremos abordar la siguiente idea, así que en la siguiente entrega estará la creencia irracional de “tengo que comprar o comer lo que es barato”

─ ¿Vas a hacer tu comercial?

─ Sí, querido lector, si quieres tomar terapia psicológica en línea conmigo te dejo los datos en este enlace, no importa donde estés puedes tener una terapia de calidad y con sentido común, por otro lado, puedes apoyarnos comprando el libro “Manual de celos” eso nos ayuda y a ti te sirve la información, suscríbete con tu correo para no perderte los posts que hacemos. ¿agregas algo Diógenes?

─ Extraño los puestos de tacos

Be the first to comment

Deja un comentario