¿Y eso para qué? ¿o qué? 1: psicología y obesidad

Para aprender y divertirte

Podemos combatir la obesidad con psicología
Hablemos de obesidad y psicología

─ Hola, te doy la bienvenida a esta sección donde le contaré a mi amigo Diógenes los aspectos psicológicos de un tema en particular. Trataré de explicarlos para que sean útiles y no solo datos sin sentido. El día de hoy abordaremos el tema de la Obesidad ¿Qué opinas Diógenes?

─ Me preocupa más la impotencia sexual. Pero ya me ocuparé de eso después, por el momento comencemos el tema.

¿Cómo se relaciona la psicología con la obesidad?

─ La Organización Mundial de la Salud (alías OMS) define la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa. La obesidad se mide con el IMC.  La psicología no tiene la culpa de eso. Además, la causa de la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y gastadas. La psicología todavía no tiene nada que ver aquí.

Así que las recomendaciones de OMS para reducir la obesidad son limitar la ingesta energética de grasas y azucares, aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos. Finalmente recomienda realizar actividad física por un periodo de 60 minutos para los jóvenes y 150 minutos para los adultos. Estas ya son conductas y la psicología trabaja a partir de aquí.

La psicología es parte de ese consumo calórico extra.

─ A ver, ¿realmente está relacionado? no hay un psicólogo obligando a los gordos a comer.

─ No, ese no es nuestro trabajo, pero sí hay mucho de psicología sobre lo que se estudia. Comer y dejar de comer son motivaciones no solo fisiológicas sino también psicológicas, por ejemplo: hay razones para comer de más, te enlisto algunas:

  • La mala educación.
  • Los malos hábitos
  • El estrés
  • La ansiedad
  • Las habilidades sociales
  • Las ideas irracionales
  • La autoestima
  • La imagen corporal.
  • Los prejuicios contra los obesos.
─Espera, espera ¿Me estás diciendo que molestar a un niño gordo le causa obesidad? ¿Qué los niños que molesté ahora son más gordos? ¿No sería al revés? Si los molesté por eso ya no deberían de estar gordos ¿O sí?

─Primero: Guácala con tu acoso escolar. Segundo, espero que me estés hablando de cuando eras niño y no de la semana pasada.

Tercero, cuando molestas a un niño obeso provocas lo opuesto, si te burlas de un niño lo que haces es que se odie a sí mismo y luego que odie la comida. Provocas que tenga una relación poco saludable con ella, una relación tóxica, como esas que te gustan. Por eso tienen atracones de comida, anorexia o bulimia.

─ ¿Las modelos tienen ese problema? ¿Entonces las modelos con problemas de nutrición son solo gordas en pausa?

─La industria de la moda puede estar más involucrada en eso y creo que es un callejón sin salida. Lugo hablamos de eso, lo importante ahora es recomendar a la gente que no se burlen de las personas con obesidad

─Claro ahí vas a defender a la generación de cristal que no quieren que nadie los toque, mimimimi.

─ A ver, no necesitan que los defienda y te puedes reír de lo que hace no de lo que es, es decir, te burlas de la comida no de él. Por ejemplo, los chistes de gordos cambian de: “Es de gordos lamer la tapita del yogur”. A: cuando comienzas el ejercicio te suda todo y luego es un problema limpiarte. Toc, toc, la mafia de los carbohidratos te está buscando.

─ Entonces los chistes como “tu mama es tan gorda que es mejor saltarla que darle la vuelta” ¿no deben de hacerse?

─ Ese es un chiste de mamás, te romperían la nariz, pero no es un chiste de obesos. Puedes burlarte de las cosas alrededor de la obesidad, no de los obesos, por ejemplo. La hamburguesa tan grasosa que se llama la tapa-arterias (recuerdas ese capitulo de los Simpson)

─ Entonces ¿puedo burlarme de que los centros de atención a la obesidad están junto al puesto de tacos? ¿o que las caminadoras para gordos necesitan refuerzo extra? O que si la cámara web aumenta 5 kilos ¿Cuál es el pretexto para los otros 100?  ¿el nutriólogo necesita una báscula de repuesto?

─ El de la cámara web no, los otros sí

─ Entonces sería: “se necesita una cámara web que en vez de subir 5 kilos los baje”

─ Si, así está mejor

─ Ok, entonces perdón a todos los gordos de los que me burlé no era mi intención crearles traumas que los dejaran gordos para siempre.

─ No es para siempre, si se atienden dejan de serlo y sería bueno que te disculparas sin volverlos a insultar.

─ No es para tanto.

─ Ok, por corregirte se nos fue el tiempo y no terminamos el tema, la gente no puede estar leyendo para siempre

─ Claro, pero no fuéramos Twitter porque de ahí no se despegan.

─ Bueno, no aprendiste nada, espero que los queridos lectores sí, la próxima semana seguiremos explicando más puntos de obesidad y psicología, será un tema de muchas partes para no cansarlos y tendremos muchas interrupciones de Diógenes. Mi nombre es Juan José Hernández, soy psicólogo, si quieren una consulta en línea (por favor quieran una consulta en línea) hagan clic aquí. ¿Agregas algo?

─ Pues, nos vemos la próxima semana, comenten y dejen sus chistes de gordos, sáquenlos de su sistema. Y juntos elegiremos los que se puedan usar y los que no. Nos vemos la próxima semana

─ Si quieren hacer una generosa donación compren el libro “Manual de celos” tal vez no lo necesiten pero nos ayudan mucho.

─Recuerden, suscríbanse por correo electrónico  aquí abajo para que les llegue la información, nos vemos la próxima semana... Ah estaremos publicando los lunes así que estén al pendiente

Be the first to comment

Deja un comentario