Un Indiana jones viejo ¿sería algo bueno?

Un Indiana jones viejo ¿sería algo bueno?

Psicología de Indiana Jones viejo

En los últimos días se habló sobre una posible película de Indiana Jones protagonizada por Harrison Ford, parece que todos los involucrados están interesados pero muchos se preguntan ¿un indiana jones de 80 años? En este post te hablaré un poco sobre la psicología del personaje y porque sería genial en sus años dorados.
Indiana Jones es un arqueólogo que exploró lugares desconocidos y conoció gente curiosa, se hizo de amigos y enemigos, busco la fama a través de joyas arqueológicas y pudo rescatar o tocar algunos objetos (ficticios) muy importantes como:

Claro que para tocar estos objetos (y perderlos después) destruyo:

  • El lugar de descanso del Santo Grial
  • Toda la civilización del dorado
  • Diversos templos perdidos de civilizaciones desconocidas
  • Muchas momias
  • Y muchos nazis

Acompañado de su látigo y sombrero fedora Indiana se convirtió en un icono de la cultura popular, su personalidad, arrojo y simpleza conquistaron los 80 y tuvo un regreso regular en el 2008. Para entender al personaje adentrémonos un poco en su historia.

Henry Jones Jr. nace en 1899 siendo hijo del profesor de literatura medieval Henry Jones Sr. su relación es tensa y las exigencias de su padre logran que nuestro héroe se rebele y se vuelva algo cínico. Crece con la idea de ser diferente a su padre y buscar su propio camino, esto produce un gran miedo a fallar, la solo idea de fracasar y ser como su padre se vuelve terrible y torturante, por eso se arriesga tanto en sus aventuras, no mide el peligro ni su seguridad personal. Podríamos pensar que busca el afecto y admiración de su padre (aunque muera en el intento).

Su rebeldía llega al grado de cambiar su nombre (Henry) por Indiana (que era el nombre de su perro), en esta forma adquiere su propia identidad independiente de su padre y comienza un largo camino para superarlo en todos los aspectos posibles. Se vuelve profesor en la Universidad de Chicago pero su pasión son las aventuras (en esa forma será distinto a su padre)

Indy (como lo llaman sus amigos) es un hombre de ciencia y durante sus aventuras tuvo que rescatar su fe y apartarse del cinismo, algo que le costó mucho trabajo pero que salvo su vida en más de una ocasión. Esto vuelve a Indy un personaje sensible e inteligente, capaz de arriesgarse pero frenándose cuando va demasiado lejos.

Un aspecto muy humano es su miedo a las serpientes, pero a pesar de eso es capaz de moverse entre ellas y demuestra que los grandes miedos pueden enfrentarse y superarse.

El reencuentro con su padre lo enfrenta a su propia mortalidad y reconcilia su fe, ambos tienen una salida a sus conflictos personales y se dan cuenta que son más parecidos de lo que les gustaría admitir, en un encuentro emotivo y lleno de aventuras, logran hacer equipo para recuperar el Santo Grial y volverse más cercanos.

Además Indy vivió la guerra mundial y sirvió a su país como espía, esto lo volvió más cauto y sabio, se enfrentó a nazis, indígenas, traficantes, tuvo amoríos que no pudo llevar al altar (pues no hay una solución a su figura materna) y tuvo un hijo al que en forma inmediata juzgó y criticó tal como su padre lo hizo con él. Después de su aventura con la calavera de cristal y los extraterrestres Indy adquirió una personalidad más sabia, flexible y valiente.

Un Indiana Jones viejo nos brindaría al personaje ideal, un hombre que vivió sus aventuras, que cometió errores y que acepto su propia humanidad, que tiene en sus ojos la fortaleza y la flexibilidad mental para enfrentar cualquier reto que se presente y que tiene la suficiente capacidad para guiar a una nueva generación a vivir sus propias aventuras.

Un indiana viejo seria simplemente lo que todos aspiramos a ser.



Ven a terapia psicológica en México D.F.

Deja un comentario