Tipos de perdidas en tanatología

Tiempo de lectura estimado: 5 minutos



Perdidas continuas “Arnoldo Pangrazzi”

Las pérdidas son inevitables para el ser humano pues a lo largo de su existencia se producirán, nos guste o no son parte de este camino -llamado vida- desde el nacimiento.

“El hombre es un ser social por naturaleza” es una frase del filósofo Aristóteles (384-322, a. de C.) para constatar que nacemos con la característica social. La vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida, ya que necesitamos de los otros para sobrevivir. Según Aristóteles se “es” en tanto se “co-es”. Es decir que nacemos y vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida la característica de ser social ya que necesitamos de los otros para poder vivir. Para otros autores el ser social no es por elección sino por necesidad. Esto es porque sin la colaboración de otros no podría sobrevivir, Entonces necesita del cuidado de una madre o de alguien que lo atienda para alimentarlo, cambiarlo, bañarlo, de las personas que lo rodean aprende a comer, hablar y socializar. Finalmente, a partir de estas experiencias crea su identidad.


¿Qué pasa con las pérdidas de seres queridos?

Los lazos sociales son muy importantes. Por eso cuando se rompen por el fallecimiento de un ser querido al que esta vinculado el ser humano, se produce un estado afectivo de gran intensidad emocional al que se le llama “duelo”.

La elaboración de las perdidas es el tema central de la existencia del ser humano. El cual inicia desde el propio nacimiento, como la primera y dolorosa separación, la existencia de cada uno de nosotros, de nosotras es un continuo de pérdidas y separaciones, hasta la definitiva y quizás la más temida, la propia muerte y la de nuestros seres queridos.

Cada pérdida traerá como consecuencia un duelo y la intensidad del dolor no dependerá de la naturaleza del objeto perdido, sino el valor que cada uno le atribuye, es decir de la inversión afectiva invertida en esa pérdida.

El médico paliativista Gómez Sancho, corrobora esta idea y señala: «la pérdida no está forzosamente ligada a la muerte que, sin embargo, constituye el paradigma del duelo. La muerte imprime al duelo un carácter particular debido a su radicalidad, de su irreversibilidad, de su universalidad y de su implacabilidad. Una separación no mortal deja siempre abierta la esperanza del reencuentro».

foto de Arnoldo Pangrazzi explicando los tipos de perdidas
Arnoldo Pangrazzi

Ir al índice


Tipos de pérdidas

Pangrazzi, enumera una gran cantidad de tipos de pérdidas:

1. Pérdida de la vida.

Es un tipo de pérdida total, ya sea de otra persona o de la propia vida en casos de enfermedades terminales en el que la persona se enfrenta a su final. Considerando la más dolorosa y difícil de procesar para la mayoría de los seres humanos, dependiendo de su cultura.

2. Pérdidas de aspectos de sí mismo.

Son pérdidas que tienen que ver con la salud. Aquí pueden aparecer tanto pérdidas físicas, referidas a partes de nuestro cuerpo, incluidas las capacidades sensoriales, cognitivas, motoras, como psicológicas, ejemplo la autoestima, o valores, ideales, ilusiones, etc. Estas pérdidas están focalizadas a nuestro propio cuerpo, mente y espíritu.

 3. Pérdidas de objetos externos.

Aquí aparecen pérdidas que no tienen que ver directamente con la persona propiamente dicha, y se trata de pérdidas materiales, desde objetos muy pequeños hasta la pérdida de un patrimonio familiar por los desastres naturales. Incluimos en este tipo de pérdidas al trabajo, la situación económica, pertenencias y objetos.

4. Pérdidas emocionales.

Como pueden ser rupturas con la pareja, divorcios en donde los hijos pierden la estabilidad emocional y económica a la que estaban acostumbrados o amistades por algún cambio de lugar de residencia.

5. Pérdidas ligadas con el desarrollo.

Nos referimos a pérdidas relacionadas al propio ciclo vital normal, como puede ser el paso por las distintas etapas o edades, infancia, adolescencia, juventud, menopausia, vejez, etc.

Ir al índice


Conclusiones

Para concluir diremos que:

“No llores porque las cosas hayan terminado, sonríe porque han existido” C.E. Bordakian.

“Los duelos, por muy dolorosos y complicados que resulten, pueden ser oportunidades excepcionales para nuestro crecimiento personal y realización, siempre y cuando seamos capaces de afrontarlos y de integrar la correspondiente pérdida. La persona sana es aquella que no intenta escapar del dolor, sino que sabiendo que ocurrirá intenta saberlo manejar”.

La mayoría de los seres humanos tenemos la capacidad de sobreponernos a las muchas pérdidas que tenemos, pero también sabemos que si el dolor nos sobrepasa tenemos el derecho a pedir ayuda para que nuestro dolor no se convierta en sufrimiento.

El duelo, señala Bermejo, quizá reclame nuestra verdad más grande y hermosa: el valor del amor. Y nuestra verdad más trágica: la soledad radical que nos caracteriza. La muerte de un ser querido nos confronta irremediablemente ante el misterio de la vida. Nos impone silencio; y el silencio vacío; y el vacío, reflexión inevitable.

Ir al índice


Véase también

Ir al índice


Fuentes

https://docplayer.es/50662346-Acompanar-en-el-duelo.html

https://www.culturagenial.com/es/el-hombre-es-un-ser-social-por-naturaleza/#:~:text=%22El%20hombre%20es%20un%20ser%20social%20por%20naturaleza%22%20es%20una,se%20%22co%2Des%22.

http://www.pps.k12.or.us/district/depts/edmedia/videoteca/prope/htmlb/SEC_72.HTM

Ir al índice