¿Los juguetes determinan la tendencia sexual?

¿Los juguetes determinan el sexo o el sexo determina a los juguetes?

La pregunta pareciera que es capciosa, ya que a lo largo de la vida se ha percibido que los juguetes que utilizan las niñas son de apariencia delicada, mientras que los que utilizan los niños son de apariencia fuerte o ruda. Pero…. esta situación ¿Quién la propicia? ¿No somos nosotros mismos, adultos, quienes al momento de pensar en una niña que ésta tiene que jugar con muñecas o a la comidita y pensando en un niño que tiene que jugar con coches o pelotas?
Imágenes integradas 1
María del Carmen Vega Ramírez
cel: 044 55 1800 6428
Sin embargo, en los primeros años tanto niñas como niños no muestran una preferencia por juguetes que son creados o dirigidos a su sexo. Algunas niñas prefieren jugar con carritos y algunos niños con muñecas, sin embargo esto no quiere decir que va afectar su identidad u orientación sexual. Es en este punto donde me detengo ya que pareciera que los juguetes determinan el sexo, rol de género, identidad sexual e inclusive la orientación sexual. En ese caso, ¿los juguetes determinarían el sexo: ser hombre o mujer o más bien el género y la identidad? Veamos algunas definiciones a continuación.
De acuerdo con la Asociación Mexicana para la Salud Sexual A.C. (AMSSAC) , el término “sexo” se refiere al conjunto de características biológicas que definen al espectro de humanos como hembras y machos. El género es la suma de valores, actitudes, papeles, prácticas o características culturales basadas en el sexo. El cual refleja y perpetúa las relaciones particulares de poder entre el hombre y la mujer. La orientación sexual es la organización específica del erotismo y/o el vínculo emocional de un individuo en relación al género de la pareja involucrada en la actividad sexual. La orientación sexual puede manifestarse en forma de comportamientos, pensamientos, fantasías o deseos sexuales, o en una combinación de estos elementos. La identidad sexual incluye la manera como la persona se identifica como hombre o mujer, o como una combinación de ambos, y la orientación sexual de la persona. Es el marco de referencia interno que se forma con el correr de los años, que permite a un individuo formular un concepto de sí mismo sobre la base de su sexo, género y orientación sexual y desenvolverse socialmente conforme a la percepción que tiene de sus capacidades sexuales.
Al buscar información referente a lo arriba mencionado, los estudiosos siempre recurren a la genética, bien sabemos que el sexo es lo que nos determina como hombre o mujer, genéticamente como XX o XY, ¿entonces el juguete define los genes?
Sin embargo, existe confusión al momento de definir lo que es el género, la identidad sexual, el ser femenino o masculino, ya que mencionan que si puede ser hombre femenino, hombre masculino, mujer femenina, mujer masculina, ¿pero… acaso no es esta categorización lo que nos encasilla desde pequeños/pequeñas a definirnos como algo que debe ser? Por ser mujeres debemos ser delicadas, ser cariñosas, no mostrar enojo o fortaleza abiertamente y jugar con objetos propios de nuestro género, como son las muñecas, juegos de té, casa de muñecas. En tanto por ser hombres debemos ser fuertes, no demostrar sentimientos como tristeza, miedo y debemos jugar con objetos que nos definan como hombres muy masculinos. Tomando en cuenta para sus juegos los carros, las pistas de carreras, las armas.
A pesar de que pareciera que los juguetes son diseñados ya sea para que los utilice un niño o una niña, me quedo pensando en aquellos juegos de mesa como son Clue, Turista, Monopoly, Adivina quién o aquellos juegos en donde se crean laboratorios, botiquín de primeros auxilios para jugar a ser doctor o doctora. Creo que este tipo de juguetes al igual que se utilizan en edades más tempranas por el niño o la niña le ayudan a explorar situaciones que ha visto, ya sea de sus padres o cuidadores y que no necesariamente son exclusivos de un sexo u otro .
En su artículo “Reflexiones en torno a la identidad sexual desde la experiencia psicoanalítica” , Joseph Knobel Freud menciona que la identidad sexual es una especie de “punto de llegada” después de recorrer un largo camino, no siempre posible de seguir en todo su recorrido, no siempre capaz de ser revisado, revisitado, sino deducido a través de ciertas huellas que han llegado hasta el final y quedan allí, depositadas, bajo forma de carácter, manera de ser o formas de sentirse. Para lograr este recorrido, este vaivén, el juego y los juguetes son fundamentales. Los juguetes son herramientas para los niños para poder crear nuevas situaciones que no comprendan y ayudados de su imaginación y creatividad (juego simbólico) es como pueden resolver aquellas dudas que tenían o que a nivel inconsciente están y que es gracias al juego que pueden hacerse expresar o darse a escuchar. Estas dudas están mayormente conectadas hacia la preocupación del Ser, de qué lugar ocupo lo cual va determinando por momentos lo que es en ese instante. De la misma manera que en el juego se desvanece la mujer o el hombre que fue en ese momento y que, de igual manera que se va, regresa para poder ser y no ser. Ser “como si” fuera aquel hombre o aquella mujer.
Creo que jugando con juguetes, independientemente si son dirigidos a un sexo en particular, es cuando el niño o la niña pueden a empezar a jugar, a conocer, a elaborar lo que él o ella es. A definir mediante la fantasía si quiere ser príncipe, princesa, pirata, hechicero, bruja, pescador/a, doctor/a, empresario/a, villano o villana, mamá o papá, hombre o mujer. Fantasear a que pueden ser lo que quieran y poco a poco empezar a decidir qué es lo que quieren ser.
Publicado por la psicóloga María del Carmen Vega Ramírez
Para saber más:
Weace. Desde “El sexo y los juguetes” hasta “Los padres y los juguetes” http://www.waece.org/jyj/estudio_sexoyjuguetes.php
Vamos, comparte esto en tus redes sociales… ándale… sabes que quieres hacerlo 🙂

Deja un comentario