Los padres exigentes provocan adultos neuroticos

Los padres exigentes provocan adultos neuroticos

Los padres exigentes provocan adultos neuroticos

 
A veces los padres de familia no entienden cómo funciona la mente y usan el "sentido común" para educar a sus hijos... gran error, este sentido no sabe lo que hace y la mayoría de las veces se equivoca (y después nos culpa a nosotros... sentido imbécil), en este post te explicare lo que le sucede a tus hijos cuando les exiges demasiado.

Los padres exigentes provocan adultos neuroticos. Bebé en carreola haciendo gestos de desdagrado
 
Los hijos son una mente en blanco, van a creer lo que digamos, no lo cuestionarán y si les decimos cosas tontas entonces tendremos hijos tontos. Entonces si les decimos que deben hacer muchas cosas para vivir entonces terminan creyéndolo, ¿ha visto a la mamá que lleva al pequeño a la escuela y luego a la natación, al karate, la clase de música y termina en casa para hacer la tarea? Puede parecer que lo prepara para un mundo competitivo que requiere ese esfuerzo... pero piénsalo un poco, ¿es realmente necesario? ¿Los adultos exitosos que conoces, tenían ese ritmo? ¿Los grandes empresarios de éxito llevaban ese régimen? tal vez no. Tal vez también es importante relajarse.

Así que la primera consecuencia de exigirles demasiado es agotarlos y por eso cuando son adolescentes y tienen suficiente fuerza para tomar decisiones lo que hacen es descansar ante el enorme agobio y molestia de los padres. No canses a tus hijos, son niños no  robotcitos productivos.

Otra cosa que sucede es que el niño comienza a creer que para ser valorado necesita ser aprobado por otras personas, es decir, busca esa calificación aprobatoria que vuelve locos a los padres, esa aprobación que le da el cariño y descanso que necesita... ¿comienzas a entender el problema? Este tipo de niños comienzan a hacer trampa (ya sea volviéndose un mentiroso o un adulador o un copión) para conseguir sus metas, se vuelven adictos a la aprobación y eso les causa muchos problemas.... Pero eso no es todo, también comienzan a auto exigirse y verse como productos incompletos que solo podrán estar plenos cuando logren la meta... que cambia a medida que crecen... y eso se vuelve frustrante.

Por eso el consejo de hoy es: No le exijas, oriéntalo, dale cariño, muéstrale la forma de hacer las cosas lo mejor posible, dale amor, aprecio y aprobación aunque no logre las metas, esto lo volverá más seguro de sí mismo y con el tiempo tendrá la confianza suficiente para intentar cosas nuevas y ser constante en ellas. Recuerda que al darle cariño le das una forma de vida que puede disfrutar y no un objetivo que perseguir (muchos buscan la felicidad como si fuera una meta).

Espero que te haya gustado
 
Ven a terapia psicológica en México D.F. 
 
Haz tu cita al: 47-53-80-25 cel: 04455-20-69-65-10
 
 
 
Vamos, comparte esto en tus redes sociales... ándale... sabes que quieres hacerlo 🙂

Deja un comentario