Las 5 ideas que nos hacen enojar

Las 5 ideas que nos hacen enojar

Ideas que nos hacen enojar

En esta época enojarse es algo muy común, es algo que nos causa muchos problemas, pero para muchos resulta muy difícil manejar esta emoción, parece que la recompensa por enojarse es mejor que por aguantarse (algo que llamo el síndrome de Hulk). Muchos profesionales de la salud han tratado de eliminar este problema de nuestras vidas, pero ¿Por qué nos enojamos?

Ideas que nos hacen enojar

El enojo es algo físico, uno de esos mecanismos de supervivencia que tenemos desde los tiempos de los cavernícolas, parece que enojarnos nos ayuda a sobrevivir, o por lo menos les ayudo a nuestros antepasados, imagina al cavernícola enfrentar a un animal peligroso, definitivamente el enojo le ayudaba en esas situaciones. (No me imagino al cavernícola salir corriendo por miedo a los mosquitos).

Entonces este mecanismo emocional en muchas ocasiones era de gran ayuda (y todavía hay situaciones donde es necesario) pero actualmente parece que esta fuera de lugar, nos cae mal la persona que se enoja de todo, la que grita de cualquier cosa y la que quiere pelear por cualquier tontería. Pero no te confundas, no nos molesta el mecanismo emocional, lo que nos molesta es que lo lleven al extremo, el mecanismo emocional solo dispara una sensación de molestia, somos nosotros los que lo convertimos en enojo, en gritos y agresiones. Entendamos la diferencia:

1. La molestia es una sensación desagradable que sirve para prepararnos en caso de que algo salga mal, nos avisa que hay problemas y que es mejor atenderlos ahora.

2. El enojo es un aviso del cuerpo de que la vida está en peligro y hace que sustancias como la adrenalina y los cortisoles salgan en grandes cantidades. El entrenamiento que le dimos al cerebro (experiencias, niñez, pensamientos, deseos) está interpretando que el problema externo es demasiado fuerte y que debe entrar en acción el mecanismo del enojo para controlarlo.

En la gran mayoría de los casos el enojo no es necesario, con una simple molestia basta, pero nuestros pensamientos crean un mundo aterrador ante el cual el cerebro lanza el mecanismo del enojo como forma de defensa o ataque. Voy a hacer una lista de los pensamientos que causan enojo:
1. Las cosas deben ser como yo quiero. Muchas personas andan por el mundo creyendo que las cosas deben de ser como ellos las imaginan, si eso no pasa se molestan, podríamos entenderlos como pequeños dictadores, las cosas tienen que ser como quieren o se molestan. Las personas a su alrededor le ocultan cosas porque “no sabemos cómo va a reaccionar” les molesta el tráfico y quieren ser primero en la fila del súper, se molestan cuando los demás no planean adecuadamente. Si te identificas con algunos rasgos ten cuidado, es hora de cambiar.
2. Los demás no tienen por qué decirme nada. Otras personas crecen creyendo que su opinión es la más valida y por eso los otros no tienen porque llamarles la atención o sugerirles cosas, son personas sordas ante el mundo, por lo general van a tener problemas con la autoridad y tendrán que cambiar muchas veces de empleo, esto lo justifican diciendo “es que soy muy directo” “la gente no aguanta que le digan sus verdades” “no voy a dejar que me diga cómo hacer mi trabajo” etc. Son personas que tienden a quedarse solas y apartadas porque son incapaces de escuchar. Que no te pase.
3. Nadie debe meterse con lo que hago. La idea de libertad es lo que motiva este enojo, estas personas creen que hacer lo que quieran es sinónimo de libertad y que cualquiera que les digan algo sobre su forma de vivir está mal y debe ser castigado por tal acción, son pequeños fracasados con sueños de grandeza, que no pueden corregir su vida y por lo general viven en el desastre porque no dejan que nadie les dé consejo sobre su forma de vivir y viven a ciegas haciendo lo que quieren. (Sí, yo también creo que son odiosos)

4. Las personas siempre me meten en problemas. Podemos visualizarlos como las eternas víctimas, no importa lo que pase o lo que hagan, la culpa siempre será de los demás, usan frases como, “yo no tuve nada que ver” “solo iba pasando” “no es mi culpa que sean tan sensibles” “si ya sabes como soy para que me invitas” Estas personas son muy propensas a pelear por tonterías, pues prefiere golpear a tener la culpa de algo, aunque sea tonto como ¿subiste el volumen de la tele? Lo mejor es que revises si te pones en este papel, si tu enojo tiene que ver con esto entonces busca ayuda profesional porque te será muy difícil notar que eres tu quien necesita cambiar.
5. No debo de pasar por estas incomodidades. Esta se refiere a el princeso o princesa que sienten que las incomodidades no son para ellos, creen ciegamente que se merecen lo mejor y si no lo consiguen hacen rabietas como niños pequeños y su enojo suele ser objeto burla, lo que provoca más enojo, así que evalúa si no estás haciendo el ridículo al enojarte y de ser así comienza a cambiar.

Por supuesto que existen más, pero estos son los que generalmente nos meten en problemas, no necesariamente los piensas como los he colocado pero hazte las preguntas ¿de alguna forma tengo ese tipo de pensamientos? ¿quiero hacer al mundo como quiero en vez de aceptarlo? ¿soy feliz con este comportamiento? Si encuentras problemas para manejar tu enojo te recomiendo que tomes terapia psicológica, eso puede cambiar tu vida.


Ven a terapia psicológica en México D.F.

Deja un comentario