¿La felicidad se consigue con salud, dinero y amor?

¿La felicidad se consigue con salud, dinero y amor?

¿La felicidad se consigue con la salud, dinero y amor?

Los buenos deseos se expresan en tres cosas, salud, dinero y amor, creemos que al tener los tres la felicidad será completa, algunos dicen que no se puede tener todo y usan un dicho popular “suerte en el juego, mala suerte en el amor”. Para entender un poco más de esto, escribí este post.

¿La felicidad se consigue con la salud, dinero y amor?
La lógica nos indica que estos tres elementos necesitan estar presentes para ser felices (como los alegres compadres), necesitamos el dinero para cubrir necesidades básicas, necesitamos salud para poder disfrutar y amor para estar completos, pero esto no es verdad. Podemos ser felices aunque carezcamos de estos elementos y mucha gente se enoja cuando lo digo, antes que dejes de leer y me tomes como un loco conformista (no serías el primero en decirlo) lee con atención.

La salud

Comenzaré explicando la situación de la salud, “si no tienes salud ¿Cómo podrías ser feliz?” eso dicen, pero hay pruebas contundentes de que es posible, hay enfermos de cáncer terminal que alcanzan felicidad y paz, además inspiran a otros a buscarla, escriben libros sobre sus experiencias, enseñan a sus seres queridos y cuando llega el momento abrazan la muerte como a un compañero reencontrado. ¿qué les sucede? ¿enloquecieron con la enfermedad? ¿cambiaron cuerpos con extraterrestres que nos estudian? ¿se volvieron zombis?

Estos enfermos han descrito la pérdida de su salud como la forma de liberarse de deseos y cosas superficiales que les impedían disfrutar de su vida, claro que lamentan que sea así como se dan cuenta pero alientan a otros a enfocarse en lo “importante” y eso solo tú sabes lo que es. (para mi perro es su pelota, para mi vecino es la película de Star Wars y el vago de la esquina gusta de conversar… cada uno tiene lo suyo)

Ser felices no significa que no sienten dolor, simplemente que son capaces de aceptarlo y seguir viviendo lo mejor que pueden, no necesitamos llegar a ese punto para darnos cuenta que a veces nos enfocamos en cosas que no son importantes, perdemos nuestra energía en situaciones superficiales y con nuestra actitud nos alejamos de un estado de ánimo alegre.

Cuando perdemos la salud reenfocamos nuestra vida, haz esta pregunta: si fueras a morir irremediablemente en un año ¿harías lo que estás haciendo? o ¿te enfocarías en hacer cosas más importantes para ti?

La salud no es necesaria para la felicidad, podemos carecer de ella, pero es mucho mejor tenerla y esforzarse en conservarla.


El dinero

Este debate es viejo, ¿necesitamos dinero para ser felices? Los estudios científicos están de acuerdo en algo: no necesitamos el dinero, solo cierta cantidad, al rebasar esa cantidad ya no somos más felices. Aún no hay acuerdo en que cantidad debe ser, algunos hablan sobre lo suficiente para tener comida y techo (como sea) y otros hablan de tener un nivel de vida aceptable, no hay una conclusión, pero los científicos siguen estudiando algo que es muy controversial: el deseo de tener dinero.

En los últimos años se han confundido algunos términos: avaricia, ambición, tacañería, mediocridad, éxito y otros, cada persona los usa como quiere, algunos llaman mediocridad a no tener ambición, otros dicen que ser ambicioso es sinónimo de ser avaricioso, otros dicen que los tacaños son ambiciosos, otros creen que ser tacaño, avaricioso y ambicioso te lleva al éxito, y las combinaciones siguen y siguen. Estas palabras tan mal usadas necesitan un post completo para explicar sus diferencias. Pero según lo veo todas tienen que ver con un nivel de deseo. (no, la definición del diccionario no basta, ya lo intente en mi twitter y desencadeno la guerra troll de agosto de 2015).

El deseo parece ser la clave en estos estudios, si la publicidad aumenta tu deseo entonces “necesitaras” más cosas, por ejemplo, no “necesitas” un teléfono inteligente de nueva generación, puedes arreglártelas con uno muy viejo e incluso no tener ninguno (hay casos así de extremos), pero imagina que durante el día tus amigos, familiares, televisión, radio e imágenes que observas te dicen que “es lo mejor” entonces lo comenzarás a desear y luego tu mente sentirá que “lo necesitas” pero en realidad no es así (no conozco ningún caso de muerte por falta de teléfono de ultima de generación, ¿tú sí?)

Entonces, en apariencia, el dinero no es el problema, el deseo es lo que nos hace infelices, hay muchas filosofías y teorías para lidiar con él, ya hablaré de eso en otro post.

El amor

Los investigadores estudian todos los amores, el de pareja, familia, amigos, sociedad, religión, en fin existen muchos tipos de amor, pero la clave es que se refieren al amor que se da y no al que se recibe, podemos soportar por algún tiempo la carencia de amor, a veces solo nos conformamos con un saludo amable o algunas muestras sencillas de afecto, pero si damos amor nos sentimos muy bien. Los investigadores han encontrado que mientras la persona sea capaz de dar amor y afecto en sus diferentes círculos sociales se sentirá feliz.

Seguramente viste a alguna persona que le daban amor y respondía con mal humor, malestar o malas palabras, ese tipo de personas no alcanzan a sentir felicidad no porque no reciban amor sino porque no saben darlo. Parece que para la felicidad es mejor dar que recibir.

Hay personas que por sus vivencias no son capaces de dar amor, ellas están incapacitadas para la felicidad (en amor) y necesitan una terapia para entender que hay que dar y no esperar recibir, es decir, no importa que no regresen lo que se da, la felicidad esta en darlo (muchos están en shock en este momento, no se olviden de comentar).

Estos tres elementos: salud dinero y amor, puedes vivir sin ellos y ser feliz sin ellos, pero si tú quieres puedes buscarlos, planear, gestionar, dirigir, analizar y realizar todo tipo de actividades para conseguirlos, está bien, solo quiero que salgas del pensamiento engañoso de que los necesitas para ser feliz, no los necesitas, puedes ser feliz siguiendo algunas reglas básicas, el esfuerzo no tiene nada que ver con lo que digo, puedes seguir esforzándote por tus metas y sueños y puedes ser feliz mientras los consigues (genial ¿no crees?).

Tampoco quiero que creas que debes ser feliz, no, simplemente te digo que puedes serlo si quieres, la decisión es tuya, por lo general la gente elige ser feliz sobre ser infeliz, pero la decisión es tuya, así que decide sabiamente.



Vamos, comparte esto en tus redes sociales… ándale… sabes que quieres hacerlo 🙂

Deja un comentario