Días de encierro (25-07-2020) Ejercitarse

Uno de los problemas más importantes que tengo en el encierro es la falta de ejercicio. Vivo en un departamento pequeño y no me muevo como debería. Mi trabajo lo hago sentado frente a un monitor (doy terapia en línea) y eso causa que mi peso aumente (eso y comer todo lo que me ponen enfrente).

chocolate cupcake with white and red toppings
Photo by Jess Bailey Designs on Pexels.com

Me encantaría decir que estaba mejor antes del encierro, no es así, hacer ejercicio es un problema desde hace mucho (#GordoOrgulloso). Sin embargo una pandemia que ataca gordos no es muy chistoso (sobre todo porque no podemos correr de ella… y aunque pudiéramos nos sofocariamos a unos metros). Así que hacer ejercicio no solo es por la salud a largo plazo, también es por la salud a corto plazo.

La gordura a pesar de ser chistosa no es saludable (ve a los standuperos, la mitad de ellos morirían de hambre si no hablan de su gordura). Así que bajar de peso se convirtió en algo prioritario en mi vida (tal vez no se me nota pero es prioritario).

Entiendo que bajar de peso es una situación matemática, debes consumir menos de lo que gastas. así que las soluciones habituales son la dieta (consumir menos) y el ejercicio (gastar más). Es algo así como lo que hizo mi banco cuando cobró comisiones por manejo de cuenta sin avisarme (todavía no los perdono).

person writing on white board
Photo by Jeswin Thomas on Pexels.com

Lamentablemente mi mente no es muy buena para seguir un régimen de ejercicio. Los pretextos son constantes y al iniciar quiero terminar. Cómo psicólogo entiendo que la fortaleza de la mente me ayudará a fortalecer mi cuerpo.

Así que comencé por anotar en mi libreta de nerd todos los pensamientos que me llegaban cuando quería hacer ejercicio. Creeme fueron muuuuchos. Una vez que me dí cuenta de los pensamientos obstáculo hice una técnica simple. Use un “pero positivo”. Lo hice en la libreta porque es mejor escribir a mano.

Por ejemplo anotaba el pensamiento problema “no quiero hacer ejercicio” y luego le ponía un pero positivo “pero si lo hago me sentiré mejor conmigo”. Al inicio fue algo así

PensamientoPero positivo
Voy a estar todo sudadopero puedo bañarme después y así no ando mugroso todo el día
Voy a buscar un video para hacerlo y mañana empiezopero si hago los ejercicios que conozco aprovecharé este día y estaré orgulloso de hacerlo
De todos modos no me van a ver en mucho tiempopero cuando me vean no estaré tan gordo y me veré mejor
No me gusta pero si lo hago me sentiré muy bien por fortalecer mi voluntad
No quieropero es por mi bien a corto y largo plazo, no quiero ser un gordo de estadística en la pandemia.

Y seguí así hasta que mis pretextos se rindieron y con mucho dolor en mi corazón comencé a ejercitarme.

fit athlete during training on running track
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Además cuando llevaba 3 días de ejercicio comencé con otra técnica para reforzar lo que estaba haciendo (no he dejado de hacer el “pero positivo”). Use la visualización positiva, es decir, me imaginé caminando a mi consultorio (que ya extraño) con un peso menor y sintiéndome bien, agregue un cubrebocas para mayor realismo. Intente sentir los músculos ligeros, fuertes y flexibles gracias al ejercicio y mantuve esa imagen lo más que pude. Esta técnica te ayuda a visualizar los resultados y a centrarte en ellos.

En éste momento llevo 2 semanas de ejercicio continuo, así que esta funcionando bien, te recomiendo que hagas algo parecido. Muévete para que tu salud este lo mejor posible.

Eso es todo por hoy, nos vemos mañana. Si quieres que te cuente algún tema en específico deja tu comentario, gracias.

Psicólogo Juan José Hernández Lira