Definir el curso de la vida

Definir el curso de la vida

Definir el curso de la vida

A lo largo de mi carrera he conocido personas que lamentan no haber hecho las cosas que querían, se arrepienten de seguir lo que otros dijeron y no solo los adultos mayores, también se da en los jóvenes. Por eso es importante definir el curso de la vida, piensa en estas personas:

  • El viejo que se arrepentía de no haber aprendido a bailar por pena
  • El adolescente que no se permitió hablar con la persona que quería porque otros se burlarían de él
  • El adulto que no comienza su propio negocio porque sus padres no lo aprueban
  • La mujer adulta que no se casó porque su madre no aprobaba a sus novios
Definir el curso de la vida : toma cenital de hombre con camisa rayada dibujando esquemas sobre mesa de madera
Hay miles de ejemplos de personas que se arrepienten de no hacer lo que querían porque alguien se molestaría o burlaría, el escuchar consejos es bueno, pero hacer las cosas por evitar una confrontación es muy malo… ¿sabes que es peor? hacer las cosas por obtener la aprobación de alguien, como el joven que estudia una carrera para que su padre este orgulloso o el marido que se cambia de trabajo para que su esposa este feliz.

Se generan este tipo de problemas:

  • 1. No hace lo que quiere: La persona deja de hacer lo que le gusta y se pone al servicio de lo que otros dicen.
  • 2. Genera rencor: La persona comienza a sentir que no está haciendo lo que quiere por culpa de los otros, porque no le dejan y que no se dan cuenta de su esfuerzo, esto genera resentimientos y lo peor es que la otra persona no tiene idea de lo que está pasando.
  • 3. Pierde el tiempo: En vez de dedicarse a lo que quiere hace cosas por los demás y cuando trata de hacerlas se da cuenta de que ha perdido tiempo en los sueños de otros y dejo de lado los suyos.
  • 4. Se siente infeliz: Como se la pasa haciendo lo que otros quieren no tiene tiempo de hacer las cosas que lo hacen sentir bien y esto provoca un estado generalizado de infelicidad.
  • 5. Se siente abrumado: Como hay muchas personas a las que “tiene” que complacer entonces el tiempo es muy corto y termina sintiéndose abrumado porque “no va a terminar todo lo que debe hacer” y eso provoca estrés
  • 6. Explota: un buen día esta persona se harta y decide que “no lo soportará más” y comienza a gritar y manotear, según ella “se libera de los tiranos que le mantuvieron oprimida y lejos de sus sueños”… pero las otras personas no tienen idea, el problema es solo de ella y los demás tomarán una postura defensiva culpándola de su propia explosión.

Para que todo eso no te pase voy a darte algunos consejos simples:

  1. Anota lo que te hace feliz: Haz una lista de las cosas que te hacen feliz, intenta ponerlas en práctica, dale un lugar y un tiempo, por ejemplo “aprender a bailar danzón el jueves a las 6 e la tarde” en esa forma comenzarás a darle espacio a las cosas que te hacen feliz.
  2. Aumenta tu confianza. Comienza a verte como una persona segura y capaz, date un tiempo para encontrar lo positivo en lo que dices y haces, halágate, di cosas positivas de ti, toma un rato del día para hacerlo.
  3. Explora nuevas costumbres. Busca cosas nuevas para ti, como escalar o viajar en globo te ayudan a aumentar tu confianza y poner límites con los demás, te ayuda a formar una identidad y eso provoca que busques tus propios sueños.
  4. Ponte en ridículo. La forma más sencilla de aprender a lidiar con la pena es ponerte en ridículo, haz cosas sin sentido, baila, muévete, sal de tu zona de confort a momentos y ponte en vergüenza, así te darás cuenta que puedes enfrentar la pena y puedes enfrentar a otras personas.
  5. Practica el rechazo. Comienza a trabajar en que te rechacen, haz alguna solicitud ridícula que sabes que van a rechazar, hazlo muchas veces, con distintas personas esto te sirve para entender que lo que rechazan es tu petición y no a ti.
  6. Comunica. Uno de los puntos más importantes es comunicar, decir lo que está pasando, decir cómo te sientes y que quieres hacer, es probable que te rechacen, pero por lo menos ahora saben lo que sucede contigo.

Además, para realizar los puntos anteriores necesitas llevarte bien contigo mismo, no te exijas demasiado y ten paciencia, se tu mejor amigo, en esa forma tomarás las cosas con calma y podrás animarte en los momentos difíciles, recuerda que eres tu mejor amigo no un enemigo a vencer. ☺

Espero que te haya gustado

Ven a terapia psicológica en MéxicoD.F.


Ven a terapia psicológica en MéxicoD.F.


Haz tu cita al: 47-53-80-25 cel: 04455-20-69-65-10
Vamos, comparte esto en tus redes sociales… ándale… sabes que quieres hacerlo 🙂

Deja un comentario