Caminata familiar: 5 puntos para hacerla

Caminata familiar: 5 puntos para hacerla

Caminata familiar en domingo

Caminar es un excelente ejercicio, hay muchos aspectos positivos en hacerlo:

  • El cuerpo se vuelve más sano
  • La mente se despeja
  • El estrés se va
  • La mente puede crear mejor
 
 
 
Caminata familiar: Imagen blanco y negro con siluetas de 3 personas caminando, una familia completa
 

Hacerlo en familia tiene aspectos adicionales, si tomas en cuenta que el ser humano está diseñado para caminar (creo) y que pasamos algunos miles de años como nómadas, es probable que los mecanismos cerebrales evolucionaran para convivir mientras caminamos (¡toma eso xbox!).

Piensa un poco en esto: actualmente nos movemos en un automóvil que tiene pantallas o algún aspecto distractor que impide la convivencia entre familiares, la mayoría de los trayectos son para llegar a un lugar donde la familia se dedica a otras actividades, como el cine o algún tipo de espectáculo que impide la comunicación (llegando al lugar la familia se separa como divorciados infieles).

Los centros comerciales están diseñados para que las personas caminen mientras hablan, es común ver esta convivencia alrededor de una tienda, por ejemplo, un grupo de adolescentes hablan sobre algún artículo que observaron (o gruñen… aún no entiendo bien su idioma), lo hacen mientras caminan a observar otro. Lo mismo sucede en los museos y en las calles, pero parece que nos olvidamos de cómo se hace con la familia. Sigue estos puntos para que la caminata familiar se vuelva algo agradable.

1. Vuélvelo un hábito.

La caminata se puede convertir en algo frecuente si lo haces correctamente, comienza por invitar a tu familia a dar una vuelta, trata de hacerlo en forma semanal, ten todo listo: el agua, los sombreros o gorras para evitar el sol, el calzado adecuado, los bocadillos para los descansos, los juegos para establecerse, el repelente de mosquitos, etc. Usa el instinto, trata de ver qué es lo que necesitarás, no querrás terminar como Homero Simpson en medio del bosque sin saber qué hacer, simplemente ocúpate de prevenir lo que necesitas cada vez que los invites.

2. Prepara algunos temas

A veces al caminar se producen silencios incomodos, no puedes solo lanzarte a preguntar por cosas profundas a tus hijos (como: ¿y… te gustaron los calzones que te regalo tu abuela? Eso los alejará, no lo hagas) por eso necesitas una lista de temas que puedes abordar sin peligro y que poco a poco logre el acercamiento que quieres, pero si es necesario comienza con la charla trivial, por ejemplo:

Cosas que puedo proponer para hablar:

  • La hija de Kim Kardashian
  • El resultado del último partido de futbol
  • ¿Qué es mejor? Futbol soccer o Americano
  • Los chismes de la vecina
  • La última película que vimos juntos
  • ¿Qué harían si se sacarán la lotería?

Con el tiempo este tipo de listas se quedarán solo en tu cabeza y terminarán hablando de cosas más profundas e importantes, pero no quieras cosechar comunicación si no has sembrado charla trivial.

3. Elige un buen lugar

El lugar de caminata es sencillo, puede ser tu propia calle o algún parque cercano (ir a la montaña a caminar puede ser una mala idea), lo importante es la ruta que seguirás, prepara lugares para detenerse a descansar y jugar (el objetivo es la convivencia no la condición física), puedes llevar juegos de mesa pequeños (cartas) o físicos (balones o cosas para lanzar… dardos no), hazlo acorde al gusto de tu familia, recuerda generar convivencia y comodidad.

4. No fuerces la convivencia

A veces en el afán de querer mejorar algunas personas obligan a los otros a participar en “su caminata” y tiene el efecto contrario, se convierte en un viaje incomodo donde unos y otros buscan desquitarse, así que no lo hagas, simplemente invítalos, en algún momento aceptarán y si el paseo es divertido lo repetirán, recuerda que tenemos ese instinto así que úsalo, pero no fuerces la situación. (si los llevas por la fuerza se llama secuestro y no les gusta, a menos que sea un juego sexual con tu pareja… ¡geniales pervertidos! )

5. Deja que los otros también aporten

Es un viaje en familia así que deja que los otros también aporten cosas, puede parecerte un poco loco o fuera de lugar lo que digan pero haz el intento si no funciona simplemente la familia lo abandonará, pero es muy importante que los otros sientan que también es su caminata y que pueden aportar cosas a ella, pueden aportar juegos, lugares de convivencia, lugares para pasear, temas para hablar, deja que hagan de su paseo algo agradable para ellos (créeme no eres el único que sabe cómo divertirse).

Una caminata aportará mucho a la convivencia familiar, así que prepárate para hacerla lo mejor posible, si crees que esto no funcionaría en tu familia, no te preocupes, encontrarás en www.tupsicologo.mx una sugerencia para la familia.

 
 
Espero que te haya gustado
 
Ven a terapia psicológica en México D.F. 
 
Haz tu cita al: 47-53-80-25 cel: 04455-20-69-65-10
 
 
 
 
Vamos, comparte esto en tus redes sociales... ándale... sabes que quieres hacerlo 🙂

Deja un comentario