5 Formas de luchar contra la publicidad

5 Formas de luchar contra la publicidad

Como luchar contra la publicidad

luchar contra la publicidad
By ISAME

La publicidad nos puede meter en problemas, lee los siguientes puntos:

1. Creemos en lo que dicen:

Es lo más sencillo del mundo, como seres humanos tenemos un chip para creer en lo que nos dicen, con la edad nos volvemos desconfiados, pero de niños creemos en todo (¿santa claus?… ¡por favor¡ ¿el hada de los dientes? ¡¡somos tontos!!



), tenemos un programa biológico que hace eso, así que cuando escuchamos grandes beneficios sobre un producto lo creemos. Con la experiencia aprendemos que no hay que creer en todo, pero entiéndelo, con la experiencia, o sea que alguna vez te sucederá.

2. Necesitamos el producto:

A veces estamos necesitados de algún producto y la publicidad esta allí para decirnos cual debemos comprar, así que hacen todo lo posible para que se vean sus ventajas y beneficios, pueden resaltar hasta el color aunque no tenga nada que ver con la funcionalidad y terminamos comprando el de mejor publicidad. Usan razones como unión familiar, felicidad y sexo… ¿que tiene que ver limpiar el piso con felicidad? he limpiado el piso y no me siento más feliz (cenicienta hubiera sido la mujer más feliz y le hubiera dicho al príncipe… ¿al castillo? no gracias, estoy limpiando el piso…ridículo



).

3. Creemos que necesitamos el producto:

En otras ocasiones no necesitamos el producto pero la publicidad nos hace pensar que sí, nos ataca “sutilmente” una y otra vez, por ejemplo “¿esta cansado de ser fofo, flácido y deforme? compre este producto y dejara de repeler a esa persona especial” o los de cocina “esta cansado de ser un inútil en la cocina y que sus alimentos sepan a basura… compre este producto, los demás dejaran de vomitar en su mesa y le admirarán su enorme conocimiento culinario” Con estos insultos (son más sutiles, los exageré para que se noten mejor



) las personas sienten que necesitan el producto y terminan por comprarlo. (créeme un sartén no hará que mágicamente tu suegra te quiera



).

4. Nos gusta el grupo al que perteneceríamos si compramos el producto.

El otro truco simple de la publicidad es el de pertenecer a un grupo, por ejemplo, ¿haz notado que en los anuncios de alcohol solo hay personas exitosas que usan traje y corbata? o que tienen propiedades inmensas, o los anuncios de desodorante para hombre están relacionados con conquistar mujeres… vamos se realista ¿Cuándo fue la última vez que un hombre conquisto a una mujer por su desodorante? En este tipo de comerciales hacen que las personas que lo consuman pertenezcan a un grupo selecto y para integrarte a ese grupo necesitas el producto, tal vez te parezca tonto pero funciona. (no, si te compras un calzón Trueno no te crecerá el pene… en México me entienden



)

5. Es bastante repetitiva.

Los anuncios en televisión se repiten una y otra vez, entre más ves algo más familiar se hace y tu cuerpo lo acepta mas rápido, por ejemplo, coca cola, ¿haz notado cuantos anuncios de coca-cola ves en un día? Detente un momento a pensar… están en la televisión, el radio, las tiendas, los espectaculares, el cine, la calle, camiones, playeras, etc



.… intenta hacer una cuenta ¿Cuántos ves en un día? Son muchos, así que cuando llegas a una tienda tu cerebro tiene una opción: tomar coca-cola… incluso tengo la teoría de que su sabor no es tan bueno pero el cerebro se autoengaña para pensar que fue la mejor opción (pero solo son ideas mias



).

6. Tenemos curiosidad.

La publicidad nos hace dudar de lo que conocemos, nos hace preguntas y nos da respuestas simplificadas, nos hace creer que tal vez… que podría ser… que el producto quizá… y entonces usan datos “científicos” es como si picaran nuestra curiosidad con una vara, queremos comprobar “por nosotros mismos” si es o no verdad y ¡bam! terminamos comprando el producto para verificarlo. (nuestro científico interno nos traiciona



)

Estos mecanismos que usan para vender no son de uno en uno, hay productos que usan todos estos trucos a la vez (y otros más



), pero pueden ser contrarrestados si usamos adecuadamente el cerebro, si nos volvemos inteligentes al ver televisión. Aquí te dejo algunos consejos que te pueden ayudar:

1. Cuestionar la lógica del comercial.

Es lo primero que hay que hacer observar y preguntarnos ¿Es lógico? ¿Tiene sentido? ¿En la vida real así funciona? ¿Las personas que conozco actúan y se benefician de esa forma? ¿Cuántas veces he visto que eso suceda? ¿Cuándo fue la última vez que al destapar una cerveza apareció una mujer en bikini? (nunca me ha pasado



)

2. Observar los estereotipos

Comienza a notar que las personas en los comerciales no son reales, por mucho que insistan, no son personas reales, son actores. Date cuenta de que el maquillaje, las luces y los sonidos resaltan el “beneficio” del producto, por ejemplo, los limpiadores de piso ¿hacen que la familia se vea más limpia? ¿hacen que otras partes de la casa se limpien automáticamente? ¿La familia se vuelve más feliz… baila? ¿se crean casas bien diseñadas y lindas? Comienza a observar esos detalles. (Usé ese limpiador y nadie en mi familia bailo



).

3. Preguntar si lo necesito y ver si lo puedo suplir de otra forma

A veces por mucho que lo combatas habrá algún producto que creas necesitar, así que cuando te pique el impulso de comprar pregúntate ¿realmente lo necesito? ¿realmente voy a usarlo? ¿realmente voy a obtener un beneficio? ¿Necesito forzosamente este producto o puedo reemplazarlo? (no… no necesitas un Selfie-Stick



)

4. Hablarlo con alguien más

La publicidad se aprovecha de ti porque estas solo (así me paso, me agarro vulnerable en una noche de insomnio y se aprovechó de mis preocupaciones y cansancio) si lo hablas con alguien es muy probable que ese deseo disminuya, que notes lo tonto que se escucha y dejes en paz ese producto, no compres cuando estas solo, (dicen que te sientes muy tonto después… no es que me haya pasado



).

5. Dejar pasar un tiempo y verificar si lo necesito

La publicidad es inmediata, si dejas pasar un tiempo es probable que notes que no necesitas el producto y que no tiene caso seguir pensando en él, así que deja que pasen unos días sin que veas el comercial y verifica si sigues queriendo el producto. (no… la oferta no pasará si no llamas ahora. 

)

Espero que te haya gustado, recuerda que la imagen original es de ISAME, visita su blog aqui para ver más de su trabajo.

Espero que te haya gustado
Si quieres saber todo sobre este tema compra el libro: ADELGAZAME, MIENTEME, te será muy útil, ve al enlace compralo y no pierdas más tiempo, recuerda que el conocimiento es la mejor inversión.

Deja un comentario