5 formas de desarrollar constancia

5 formas de desarrollar constancia

¿Cómo desarrollar constancia?

 
Al inicio de año muchas personas crean sus propósitos, se ponen metas y hacen todo lo posible por imaginar un futuro mejor, algunos incluso escriben estas metas en calendarios y agendas, se ponen recordatorios  pero la mayoría no logra pasar del primer mes (¡¡estúpidas membresías semestrales de gimnasio!!), parece que el mundo tiene un gran problema de escasez de constancia.  Por eso en este post te daré algunos consejos que puedes usar para mejorar tu constancia y lograr tus propósitos (así sorprenderás a tus amigos, enemigos y esa persona espacial que te gusta, o sea, tu)
 
 
Constancia de un hombre escalando una pared
 
 

La constancia es la capacidad de continuar lo que queremos hasta que lo conseguimos o lo modificamos, la constancia se aprende cuando somos pequeños y muy pocos padres se dedican a enseñarla, por lo general se rinden antes de lograrlo (…!Combo breaker! ¡¡niños win!!) y el resultado es una generación de personas que no terminan lo que empiezan.

La constancia se forma con tiempo, entre más constante eres más valioso te consideran y te sientes mucho mejor (por algo se llama valor de constancia).Así que no te engañes, estos no son los únicos ejercicios para conseguirla,  la puedes fortalecer día a día, pero para comenzar te recomiendo:

1. Repasa tu meta mentalmente

La mente tiene un mecanismo que busca hacer el menor esfuerzo posible (así ahorramos energía) pero en esta época es un mecanismo algo inútil (si no estás atrapado sin comida mirando a tu compañero como una chuleta gigante no te servirá de mucho) así que necesitamos superar ese primer obstáculo y la forma más sencilla es repasarlo mentalmente, recordarlo a diario y pensar en la razón para hacerlo, recuerda que si no tienes un buen “porque” será muy difícil que logres tu meta.  Usa tu mente para repasar mentalmente lo que quieres, hazlo a diario (eso ayuda pero no es todo, sigue leyendo, ¡sé constante!)

2. Ponle emoción

Si tu meta no te emociona no lograrás terminarla, por eso necesitas generar sentimientos, trata de pensar así:

  • ¿Cómo me sentiré cuando termine?
  • ¿Cómo será mi vida cuando lo cumpla?
  • ¿Qué ventajas tendré al terminar?
  • ¿Quién estará conmigo al terminar?
  • ¿Me gustará sonreír cuando termine?

Sigue estas preguntas y comenzarás a ponerle emoción a tu meta, imagina con todos tus sentidos y genera emociones positivas para tu objetivo, si no hay emoción, créeme no tendrás resultados y será muy difícil darle seguimiento a tu meta.

3. Piensa en los obstáculos internos

Recuerda que tienes obstáculos internos, a veces no querrás hacerlo porque tienes, frio, miedo, hambre o cualquier otra cosa, pero hay que hacer lo necesario a pesar de estos obstáculos, después de identificarlos repite algo como esto (adaptado para comelones) “podré seguir la dieta adecuada a pesar de sentir hambre y tener antojos, seguir la dieta es bueno para mí y alejaré de mi mente los pensamientos de hambre y antojos” si identificas tus obstáculos podrás combatirlos con mayor facilidad.

4. Usa tu red social

La red social puede ser virtual como Twitter o Facebook, pero también puede ser tu familia y amigos, apóyate en ellos, pide ayuda en forma específica, por ejemplo “si ves que voy a comer recuérdame que estoy a dieta” si le dices a tus conocidos y amigos es probable que te puedan ayudar (aunque se burlen un poco... no es que me haya pasado) o dar apoyo para conseguir tu objetivo con mayor facilidad, las personas que te quieren les gusta que cumplas tus metas, así que pide apoyo y devuélvelo  cuando sea necesario.

5. Mídete

Recuerda que medir tu progreso te ayuda a ver donde estas y cuanto te falta, sin la barra de progreso nos molestaríamos mucho porque no sabemos cuándo va a terminar, así que mide tu progreso, hazlo  con números, es mejor, por ejemplo: bajar 100 kilos o leer 40 libros, así sabes cuánto te falta y donde estas, puedes planear cambiar un poco el método o redefinir la meta de acuerdo al progreso. No uses medidas como “dejar de enojarme”, recuerda que medir es sencillo y te ayudará mucho. Hay aplicaciones en los teléfonos para medir tu progreso, búscalas y úsalas.

6. Recompénsate

A veces la recompensa natural de cumplir la meta tarda mucho, así que puedes motivarte recompensando pequeños avances, por ejemplo si la meta es bajar 100 kilos entonces date una recompensa (algo que te guste) cada 5 o 10 kilos (una salida al cine o un abrazo (sexual) de un ser querido) Si te recompensas obtendrás mejores resultados que si te castigas, así que usa la parte positiva del cerebro y recompensa tu esfuerzo por muy pequeño que sea.

Espero que estos consejos te sirvan para fortalecer el valor de constancia, recuerda que te sentirás muy bien de lograr o que quieres y que tu fuerza de voluntad se fortalece con cada meta cumplida, ser constante tiene muchas recompensas.

 
Espero que te haya gustado
 
Ven a terapia psicológica en México D.F. 
 
Haz tu cita al: 47-53-80-25 cel: 04455-20-69-65-10
 
 
Vamos, comparte esto en tus redes sociales... ándale... sabes que quieres hacerlo 🙂

Deja un comentario