4 consejos para mantener el buen ánimo cuando estas enfermo

4 consejos para mantener el buen ánimo cuando estas enfermo

El buen ánimo cuando estas enfermo

el buen ánimo cuando estas enfermo
En el post anterior te hable de cómo los pensamientos pueden cambiar tu forma de ver una enfermedad y mover tus emociones para sentirte con tristeza, depresión o ansiedad, en este quiero darte algunos consejos de cómo puedes hacer para sentirte con mayor fortaleza ante la enfermedad por muy pequeña o grande que sea:

1. Toma el control de tu mente
Es más fácil decirlo que hacerlo, pero el control de la mente es fundamental para dejar atrás los malestares “extras” que le ponemos a la enfermedad cuando nos preocupamos demasiado. ¿Cómo podemos tomar el control? Simplemente comienza a darte cuenta de tus pensamientos y haz un diálogo con ellos, por ejemplo:


Es más fácil decirlo que hacerlo, pero el control de la mente es fundamental para dejar atrás los malestares “extras” que le ponemos a la enfermedad cuando nos preocupamos demasiado. ¿Cómo podemos tomar el control? Simplemente comienza a darte cuenta de tus pensamientos y haz un diálogo con ellos, por ejemplo:


Es más fácil decirlo que hacerlo, pero el control de la mente es fundamental para dejar atrás los malestares “extras” que le ponemos a la enfermedad cuando nos preocupamos demasiado. ¿Cómo podemos tomar el control? Simplemente comienza a darte cuenta de tus pensamientos y haz un diálogo con ellos, por ejemplo:

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero el control de la mente es fundamental para dejar atrás los malestares “extras” que le ponemos a la enfermedad cuando nos preocupamos demasiado. ¿Cómo podemos tomar el control? Simplemente comienza a darte cuenta de tus pensamientos y haz un diálogo con ellos, por ejemplo:

-Estoy muy mal, nunca debí de haberme enfermado
-Si puede ser que la enfermedad me está dando muchos problemas, pero no es para tanto, puedo controlar algunas cosas de ella y pasarla con un relativo malestar, si me entristezco, enfado o angustio solo conseguiré empeorar las cosas así que aceptare los malestares como están y tratare de sobrellevarlos lo mejor posible, me enfocare en sentirme mejor y en esa forma tomare las medidas necesarias para recuperar la mayor salud posible en el tiempo más corto que pueda. No soy una persona con superfuerza, pero puedo soportar la mayoría de los malestares sin mucho problema así que tomare aliento y me cuidare lo mejor posible.
¿notas el cambio de actitud? eso lo logras con el pensamiento, en realidad es sencillo pero toma un rato encontrarle el modo (a mis pacientes en terapia les enseño como y les da muy buenos resultados).

2.Acepta tu enfermedad.
Tal vez te parezca algo tonto pero muchas personas no pueden aceptar que están mal, quieren seguir sus vidas como si nada pasara y se justifican de muchas formas para hacerlo como “tengo trabajo” “esto es pasajero” “no me va a pasar nada”. Estos pensamientos llevan a la persona a sentirse tranquila y evadir el problema lo que muchas veces lleva a estar peor por la falta de atención, para poder aceptar necesitamos pensar en la siguiente forma:


Tal vez te parezca algo tonto pero muchas personas no pueden aceptar que están mal, quieren seguir sus vidas como si nada pasara y se justifican de muchas formas para hacerlo como “tengo trabajo” “esto es pasajero” “no me va a pasar nada”. Estos pensamientos llevan a la persona a sentirse tranquila y evadir el problema lo que muchas veces lleva a estar peor por la falta de atención, para poder aceptar necesitamos pensar en la siguiente forma:


Tal vez te parezca algo tonto pero muchas personas no pueden aceptar que están mal, quieren seguir sus vidas como si nada pasara y se justifican de muchas formas para hacerlo como “tengo trabajo” “esto es pasajero” “no me va a pasar nada”. Estos pensamientos llevan a la persona a sentirse tranquila y evadir el problema lo que muchas veces lleva a estar peor por la falta de atención, para poder aceptar necesitamos pensar en la siguiente forma:

“que mala suerte, estos síntomas pueden ser de una enfermedad y esta va a interferir en todo mi ritmo de vida, me quitara tiempo y posiblemente también me quitara dinero, pero ni modo, valoro mucho mi vida y buscare la forma de estar lo mejor posible en el mejor tiempo que pueda, cuidare mi salud y esta enfermedad podrá salir de mi si le pongo la atención suficiente, es posible que pueda hacer algunas cosas aún con este contratiempo, así que me organizare en forma diferente para lograr estar lo mejor posible aun cuando tenga estos síntomas, acudiré al doctor y espero salir rápido de esto”
Esta forma de pensar te llevara a un mejor planteamiento del problema, así lograrás estar más a gusto y con mejor humor que si no lo aceptaras.

3.Adapta tu forma de vida.


Las personas no queremos estar enfermas, pero cuando lo aceptamos entonces todo se nos cae encima, sentimos que las cosas no van a salir como queremos y esto provocará cambios y como tratamos de mantener nuestra rutina, eso es lo peor que hacemos, necesitamos entender que la enfermedad no es algo que necesitamos adaptar a nuestra rutina, sino nuestra rutina a nuestra enfermedad, para lograrlo podemos pensar así:
Las personas no queremos estar enfermas, pero cuando lo aceptamos entonces todo se nos cae encima, sentimos que las cosas no van a salir como queremos y esto provocará cambios y como tratamos de mantener nuestra rutina, eso es lo peor que hacemos, necesitamos entender que la enfermedad no es algo que necesitamos adaptar a nuestra rutina, sino nuestra rutina a nuestra enfermedad, para lograrlo podemos pensar así:
“ Esta enfermedad esta interfiriendo en todo, los horarios de cuidados son claros y a veces cambian sin previo aviso, me gustaría que fuera algo distinto pero no sucede así, necesito adaptar mi rutina a la enfermedad, tomare los horarios de mi enfermedad y encontrare en ellos los momentos más adecuados para mi rutina, buscare aquellas cosas que pueda hacer y lo acomodare en los tiempo libres que me da este padecimiento, pero aquellas cosas que no pueda hacer voy a buscar la forma de posponerlas o delegarlas para lograr una mejor recuperación, pues si insisto en hacerlas voy a interferir gravemente en mi proceso de recuperación y por el momento esa es la prioridad, ni modo, me gustaría que fuera de otro modo pero lo mejor es adaptarme a esta enfermedad para recuperarme lo más pronto posible”

4.Rodéate de personas positivas.


A veces las personas a nuestro alrededor se preocupan más por la enfermedad que nosotros mismos y son estas personas quienes nos meten ideas en la cabeza, por eso es muy importante que aprendas a cambiar su discurso al decirles:
A veces las personas a nuestro alrededor se preocupan más por la enfermedad que nosotros mismos y son estas personas quienes nos meten ideas en la cabeza, por eso es muy importante que aprendas a cambiar su discurso al decirles:
“Sé que esta enfermedad va a pasar, mi reacciona a los medicamentos y cuidados que le doy y en poco tiempo podré salir adelante, sé que hay cosas que pueden salir mal pero hay muy pocas posibilidades, por favor necesito de tu ayuda, creo que si mantengo un buen ánimo podre salir mejor de esta situación así que te pido ayuda para mantener ese buen ánimo al hablar de cosas positivas, ¿crees que puedas ayudarme?”
Por lo general las personas aceptan ayudarnos en esos momentos de la forma en que se las pidamos, así que no importa como sea la persona que está contigo, puedes convertirla en una aliada para estar mejor.
Estos cuatro consejos sobre las formas de pensar pueden ayudarte mucho cuando tengas enfermedades pequeñas y grandes, te invito a que lo compartas con aquellas personas que creas que le puede servir,




Espero que te haya gustado

Ven a terapia psicológica en México D.F.

Haz tu cita al: 47-53-80-25 cel: 04455-20-69-65-10

Deja un comentario