¿Qué hacer cuando un vecino no respeta tu entrada?

¿Qué hacer cuando un vecino no respeta tu entrada?

Qué hacer cuando tu vecino no respeta tu entrada

Tener un vecino como Ned Flanders es difícil, por lo general nos enfrentamos a vecinos como Homero Simpson (groseros, insolentes, agresivos, etc.). Afortunadamente nuestra vida no es un programa de televisión y podemos arreglar esas pequeñas diferencias con los vecinos en forma amigable y sana (si, en verdad, es posible).

Recuerdo la ocasión que un vecino me amenazo con unos chacos (si como un Bruce Lee gordo y fofo) porque una parte de su entrada se vio invadida por una camioneta que no era mía (que susto unos pantalones secos después se arregló el asunto), eso sucede mucho en cualquier ciudad, las personas no respetan las entradas en parte porque no ven un problema en eso y también porque no hay muchos lugares para estacionar. Pero si seguimos las reglas básicas de convivencia lograremos tener en nuestro vecino un aliado ante situaciones difíciles (emergencias médicas, incendios, invasiones extraterrestres, apocalipsis zombi y cosas así).
Lo primero que necesitas entender es:

1. Mi vecino no es el enemigo.

Como seres humanos nos gusta clasificar en categorías simples a las personas, (amigos, enemigos e indiferentes) esto hace que nuestra forma de ver sus acciones este fuera de la realidad, por ejemplo: el vecino riega su jardín y tú piensas que está desperdiciando el agua porque es una persona horrible o saca a pasear a su perro y te asomas para cerciorarte que él en toda su maldad va a permitir que su perro orine en tu entrada (cosa que no pasa), otra más, lo ves barrer su patio y sientes que está echando su basura de tu lado, ese ruin y malvado ser humano creado para molestarte ahora arroja un par de malévolas hojas de su horrible árbol del mal unos centímetros dentro de tu santo y sagrado patio (no es para tanto ¿verdad?). Estos ejemplos y muchos más se dan porque estas clasificando a tu vecino como enemigo y eso te impide ver la realidad en forma objetiva, así que es hora de dejarlo. 

2. La relación que llevo con mi vecino la construimos entre los dos.

Tal vez te lleves muy mal con tu vecino pero piensa en esto: ¿en verdad tu vecino es tan malo y tú eres tan bueno?, o ¿ambos contribuyeron con malestar a la relación? Si crees que eres el bueno de la película déjame decirte que estas contribuyendo de alguna forma a esa mala relación, mira a Flanders por ejemplo, el contribuye con el abuso de Homero al dejarlo hacer lo que quiera, al no poner límites, al sonreír y poner la otra mejilla una y otra vez, Flanders también contribuye a su propia destrucción, si llevas una mala relación es hora de que tomes la responsabilidad de lo que te corresponde y busques soluciones. (si, te estoy regañando… por favor no te vayas )

3. A pesar de la mala relación actual, se puede lograr una buena relación en el futuro

Muchas personas se dan por vencidas porque es más fácil, es decir, es más sencillo pensar que el vecino es el malo y que eso no va a cambiar a tomar la responsabilidad y buscar acciones para modificar la relación, así que al pensar que la relación no se puede corregir te estás dando por vencido y permites que la infelicidad se apodere de tu mente y tu hogar. (que feo ¿no?)

4. La diplomacia es un esfuerzo y se puede aprender.

Recuerda que los grandes diplomáticos reciben mucho dinero solo por hablar y evitar guerras, observa que existen carreras completas dedicadas a estudiar cómo comunicar ideas, si crees que diciendo tu punto de vista al vecino la situación va a cambiar, estas en un error, necesitas aprender diplomacia, aprender a comunicar las ideas correctas en el momento correcto y de la forma correcta, eso implica un esfuerzo, implica que asistas a algunas clases donde te enseñen a hacerlo, implica crecer como ser humano y aprender nuevas habilidades que mejorarán tu vida, suena a un gran esfuerzo pero créeme, vale la pena.

Lo segundo es construir una buena relación. Esto solo cuando llega un  vecino nuevo (ay pero que bonito)

1. Dale la bienvenida.

Parece algo simple, pero piensa ¿Qué expectativas llevas cuando vas a un nuevo lugar? ¿Acaso no esperas encontrar unos buenos amigos? ¿Cómo te gustaría que te dieran la bienvenida? Haz eso, veras que te abrirás a una buena relación y el nuevo se sentirá muy bien con el recibimiento. (casi lloro)

2. Preséntate y ofrece tus habilidades.

Dar la bienvenida solo es el primer paso, también necesitas presentarte mostrar tu lado amable y ofrecer algo que puedes hacer (solo lo que estés realmente dispuesto a hacer, no ofrezcas cosas que no puedes cumplir), recuerda que muchas veces el nuevo necesita ayuda y tal vez puedas hacer algo por él, eso hará que formen un pequeño vinculo que alimentaran con los años.

3. Muéstrale el territorio y las costumbres. 

El nuevo no sabe lo que sucede en el vecindario, cosas simples como ¿Qué días pasa la basura? ¿Dónde puedo comer algo si no quiero cocinar? ¿Dónde puedo estacionarme? ¿Quién es más amigable? ¿de qué perro me tengo que cuidar? ¿Cómo es el clima en estos días? ¿ese hoyo en la tierra es un bache o la entrada al reino de los topos? En fin cosas muy simples que le sean útiles,puedes hacerle un pequeño mapa con los principales lugares y problemas, eso le ahorrara muchos dolores de cabeza y acudirá a ti en busca de ayuda, el vínculo se hace más fuerte.

4. Ponlo al tanto de las reglas.

Existen diferentes tipos de personas, están las que al llegar quieren adueñarse del lugar y las que temerosas buscan aceptación de sus vecinos, con los segundos no tendrás problemas, solo le dices las diferentes reglas, por ejemplo: “no te estaciones en la entrada de doña Juana porque se enoja y te echa agua, o ten cuidado de no colarte en la fila de las tortillas porque te sacan y no te dejan comprar, o no alimentes al perro de la señora Juana después de medianoche porque se pone mal, ni lo mojes, ni lo expongas al sol, mejor  aléjate de ese bicho.” Al decirlo lo pones al tanto y tomara en cuenta eso para su comportamiento futuro.

5. Muéstrale las ventajas de ser un buen vecino. 
Habla de los problemas que han enfrentado como grupo y lo bueno de ser amables unos con otros, por ejemplo: “el día que a doña Juana se le estaba quemando la casa unos tratamos de controlarlo mientras otros le hablaban a los bomberos, se salvóla casa y doña Juana estaba muy contenta, ahora deja que todos acaricien a su perro”, o “el día que a Don José (esposo de doña Juana) le estaba dando un infarto, entre todos pudimos ayudarlo”, en fin, que se dé cuenta que llevarse bien es muy bueno para todos (y que debe alejarse de doña Juana)
Por último, si quieres que tu vecino no se estacione en tu entrada:
  • 1. Pregunta si existe algún problema y escúchalo, escucha primero, tal vez la situación sea más sencilla de lo que parece.
  • 2. Dile claramente lo que deseas. Y busca la mayor claridad posible, por ejemplo, quiero que mi entrada este libre para poder entrar y salir sin retrasos de ningún tipo de mi casa.
  • 3. Ofrece reflexionar sobre el problema y busca soluciones.se claro al decir que pensarás sobre el problema, esto ayuda que la próxima vez este asunto se pueda hablar más rápido.
  • 4. Busca soluciones. Tal vez puedas encontrar algún horario, un lugar libre de algún vecino, un estacionamiento cercano, la venta de un auto u otro que puedas pensar (la creatividad es muy buena cuando hay una necesidad.
  • 5. Habla con él sobre las soluciones que encontraste y escúchalo, escuchar es una clave, tal vez sus soluciones sean mejores a las tuyas o tal vez puedan encontrar una nueva solución al combinar varias ideas, deja que la solución venga de ambos.
  • 6. Aplica las soluciones. Esto es simple, haz o espera que haga la solución y evalúa como está funcionando.
  • 7. Construye una nueva relación. Si la solución funcionó agradece al vecino su cooperación y comienza una nueva relación, si fracaso entonces busca una nueva solución y repite los pasos, recuerda que la amabilidad y cordialidad son muy importantes para poder vivir feliz.
Este post fue muy largo, espero que te sirva de mucho con tus vecinos,  la ilustración original es de isame conoce su trabajo aquí.

Espero que te haya gustado
 
Ven a terapia psicológica en México D.F. 
 
Haz tu cita al: 47-53-80-25 cel: 04455-20-69-65-10
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *