Los monstruos del Internet, la divertida transformación

Los monstruos del Internet, la divertida transformación

Los monstruos del Internet

Cuando estaba en la universidad un profesor nos dejo leer un cuento llamado “El monstruo debajo de la cama”. Era la historia de una niña de 6 años que dibujó al “monstruo” que vivía bajo su cama y le daba miedo.  Ella escaneo éste dibujo, lo subió a un blog donde cualquiera en el mundo lo pudiera leer… ¿que tiene de sorprendente? bien, eso fue hace 20 años.

La mayoría de nosotros usábamos máquina de escribir y ninguno tenía idea de lo que era el internet. En ese momento tan arcaico donde se usaba la fuerza para grabar tinta en papel no imaginamos lo que llegó después. Un laboratorio de cómputo donde podías usar programas para escribir, hacer cuentas, dibujar, etc.  Finalmente lo que cambió al mundo ¡¡Podías conectar la computadora al teléfono!! eso cambió las cosas para siempre.

El mundo de internet eran solo algunos poblados aislados, páginas agrupadas y cerebritos experimentando. Después llegó la carretera de Google y conecto todos esos poblados, con el tiempo se formaron ciudades como Twitter, Facebook y otras que han caído.

Ese mundo se habitó, los habitantes comenzaron a tener libertad. Ese mundo nuevo se volvió mágico y como en todos los reinos mágicos muchas personas se transformaron en cosas que no queremos conocer. Te daré la descripción de algunas de ellas, créeme, no es bonito:

Los monstruos del Internet, trolls del internet

a) Trolls.

Son aquellos que se transforman al entrar a la red. Primero su enojo se multiplica, sus dientes se hacen gruesos y su piel se vuelve gris, crecen a más de 2 metros y les gusta vivir bajo los puentes. En esos lugares donde algún ingenuo quiere cruzar y dejar su opinión. Ahí le cobran pasaje, se alimentan del enojo y la humillación para después volver a las sombras para esperar su siguiente víctima.

Los monstruos del Internet, los invisibles del intenet

b)Los invisibles.

Son esos que al entrar a la red se esconden, no interactúan y se ocultan. Su piel se vuelve amarillenta y se encogen como si tuvieran una joroba. Desde las sombras miran y se deleitan con lo que les pasa a otros, si los llegan a ver corren y se ocultan de nuevo. Sabes que están allí mirando lo que haces y a veces sientes su susurro en tu nuca.

Los monstruos del Internet, bufon

c) Los bufones:

Al entrar a la red su sonrisa se tuerce y sus ojos enloquecen. Tienen un disfraz viejo y descolorido a juego con su sombrero de cascabeles. Busca tu atención, sube las colinas para contar chistes y hacer carteles graciosos a los que llama “memes”. Si te ven te persiguen hasta que le das una tímida sonrisa y entonces vuelven a subir a su colina a esperar al siguiente para hacer lo mismo.

Los monstruos del Internet, Orcos

d) Los orcos:

Mientras sus manos tocan el teclado sus músculos se engruesan y puedes ver como su ropa se rompe y su cabeza se aplana, su se abdomen hincha y deja ver una panza enorme, sus ropas se ensucian y sus gruñidos inundan el ambiente. Se alimentan de gritarte por errores ortográficos, de género, raza o ambientales, no tienen piedad y atacan a cualquiera. Se apoderaron de la autoridad y la ejercen con puño de hierro. Si te encuentras con uno lo mejor es escapar, huir antes de que lleguen otros, porque les gusta cazar en manada.

Los monstruos del Internet, The Zombies are Out

e) los susurrantes:

Al entrar a la red una túnica negra los cubre y su personalidad desaparece. Su piel se vuelve difícil de ver, caminan arrastrando los pies y se escuchan cadenas aunque no tienen ninguna. Se quejan una y otra vez por los mismos problemas sociales. Se juntan entre ellos y caminan en círculos como una procesión macabra. No dejes que te rodeen, te quieren transformar en uno de ellos.

Los monstruos del Internet, mago-gris

f) los sabios oscuros:

Estas personas entran a la red envueltos en una capa gris, cautelosos, rápidos y desconfiados buscan en las grandes bibliotecas hechos y datos que usan para obtener su alimento: tu admiración, y Así con su orgullo creciendo como ponzoña en su pecho se cubren y alejan para sorprender a otro incauto, ten cuidado no todo lo que dicen es cierto, puedes lastimarte si sigues sus consejos.

 

Las criaturas mágicas que habitan el internet son muchas y variadas, (después hablaré de otros)

 

Todo eso no existía cuando estaba en la universidad. Ahora hay un mundo nuevo donde existen criaturas fantásticas, carreteras, ciudades, tiene diversión, peligro y aventura, solo a algunos clics. Pero ten cuidado de no atraer a estas criaturas, mucho cuidado porque se pegan y a veces saltan a la realidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *